miércoles, 28 de abril de 2010

¿Racismo en España?

Maravillosas sonrisas pero justicia para todos.


Elijan la encuesta que prefieran. Centro de Investigaciones sociológicas (CIS), Observatorio español de Racismo y la Xenofobia (Oberaxe), etc. A la pregunta de si los españoles se consideran racistas siempre se encontrarán la misma respuesta: "No, los españoles no se consideran racistas ni xenófobos", pero un buen número matiza su respuesta si el colectivo sobre el que se centra la pregunta es el de los gitanos y/o marroquíes. Del informe de Oberaxe:


La inmigración se vincula a "trabajo", a "pobreza" y a "desigualdad". Pero también a "invasión" y a "impacto negativo en el mercado laboral", preferentemente. Cada vez más la transigencia con la inmigración se hace depender de las necesidades laborales. Tener un contrato de trabajo es el criterio que se prioriza para la regularización de inmigrantes. En cambio, su no tenencia eleva la desaprobación de su presencia.

Junto al componente económico y laboral que condiciona la inmigración, se yuxtapone la capacidad de integrarse del inmigrante; que asimismo marcará su aceptación. "Que esté dispuesto a adaptarse al modo de vida del país" se prioriza como criterio selectivo que posibilite la entrada de inmigrantes.

No obstante, a la exigencia de que se integren no sigue pareja la voluntad, por parte de la población autóctona, de acrecentar actuaciones que contribuyan a su integración. A los inmigrantes se les percibe como el grupo de población más protegido por las administraciones públicas. Se consolida su imagen negativa de detractor de recursos públicos, así como responsable del deterioro de la calidad de prestaciones sociales básicas (como la atención sanitaria y la escolar).

Todo lo cual dibuja un ascenso del rechazo a la inmigración.
Algo que concuerda con los números de agresiones por motivos xenófobos que son inferiores al de otros países europeos. Aunque para ello hay que basarse en el número de denuncias interpuestas y no en el de agresiones como tal, ya que no existe un registro institucional que compute esta forma de violencia.
Pero si por agresión xenófoba entendemos cualquier acto de rechazo a los extranjeros, y no solamente las manifestaciones violentas, las cifras aumentan sensiblemente. Como ejemplo bastaría señalar los casos ocurridos en Vic, algunas de las reacciones al caso de Najwa, el entierro de un cerdo en un solar de Sevilla destinado a la construcción de una mezquita, o el más reciente de Badalona: el folleto 'No queremos rumanos' repartido por el PP local.

( Fuente: Yahoo Noticias)http://www.yahoo.es/


Es inusual en mi plasmar noticias políticas pero a veces olvidamos que la política no es un hecho aíslado de nuestras vidas, nos rodea, limita y regula nuestra convivencia.
He escogido este artículo porque por primera vez se ha abordado la clave del problema del racismo en españa.
Lo lamento pero no sólo existe sino que crece día a día, lo vivo cada día en la calle. Los españoles no son racistas, de hecho creo que si hasta ahora no había manifestaciones abiertas sobre esto era por el horror a ser calificado como tal y más en el caso de los andaluces que siempre hemos sido gente de manos abiertas.
No, no éramos racistas pero la política absurda de este gobierno nos está volviendo cuando vemos cada vez más necesidad de los españoles y contemplamos al mismo tiempo el privilegio de los que han venido de fuera.
Una amiga con su marido parado y ya sin prestación decía que cuando se apuntó a un departamento social para buscar empleo, la chica que le tomaba los datos preguntó si pertenecía a alguno de los grupos que se podía beneficiar de la formación que ofrecían; él preguntó ¿ Cuales son?.
    - Ser emigrante, gitano o joven menor de 25 años.
    - No señora, no soy nada de eso pero si mayor de 45 años, con tres hijos. He nacido en España y siempre he pagado mis impuestos. No estoy pidiendo que se deje a esos grupos sin formación para trabajar, sólo quiero lo mismo. Creo que es justo y se ajusta a derecho. No sé si dan cuenta pero no se debe desvestir un santo a vestir a otro y menos si ese otro no ha nacido aquí. Esos cursos de formación están remunerados, y digo yo, o para todos o para ninguno.

La chica dijo que lo lamentaba pero la ley era la ley, para él no había curso.
El marido de mi amiga se levantó y antes de marcharse se volvió y le dijo.
    - Si me marcho a Marruecos y vuelvo en patera ¿ Me daran el curso?.

No voy a añadir nada más, ahí tienen el artículo y la pequeña y dramática historia de la situación de mi amiga, una de tantas, por desgracia de las miles o los millones de parados de este país y de la estupidez de las políticas.
Me reafirmo en la frase de su marido:
O para todos o para ninguno los beneficios y las ayudas.
En este país nuestro el racismo no se nace, se hace.

Nota: Ayudo y colaboro con ong económicamente, me encanta la multiculturalidad y como nos enriquece pero no exime de aplicar la justicia y la lógica. Especifico porque en este país en cuanto hablás de algo así ya te cuelgan el San Benito de xenófoba y racista.
Related Posts with Thumbnails